Artículos Febrero 02, 2018

Marino Bartolomé Carreras: ¡A ponerse en línea!

Imagen anterior Imagen siguiente
Tras el terremoto de 1944, el general Marino Bartolomé Carreras ordenó una nueva línea de edificación. De esos años es esta anécdota. (Foto publicada en el libro "Y aquí nos quedamos", de Juan Carlos Bataller)
Marino Bartolomé Carreras fue designado interventor federal el 17 de febrero de 1956.

El general Marino Bartolomé Carrera fue uno de los seis interventores que estuvieron al frente de la provincia luego del golpe militar de septiembre de 1955 y hasta el retorno de la constitucionalidad a mediados de 1958. Aunque gobernó sólo poco más de un año, su gestión, fuertemente asociada a las tareas de reconstrucción de San Juan después del terremoto de 1944, aún es recordada. En este texto Juan Carlos Bataller se refiere a una de las anécdotas con las que pasó a la historia.

En general, los interventores militares no dejaron buenos recuerdos en su paso por San Juan.
Sin embargo hubo una excepción: el general Marino Bartolomé Carreras.
A Carreras no se lo recuerda por su generosidad para repartir colchones o por grandes obras: se ganó el aprecio de la gente por imponer la ley pareja para todos. Algo que no ha sido moneda corriente en esta provincia.
Durante la gestión de Carreras se fijó la línea de construcción en la ciudad de San Juan. Esto significó un gran cambio. Hasta ese momento había edificaciones que sobresalían de otras, transformando las veredas en algo caótico.
Cuando en 1957 se dispuso la línea, comenzaron las presiones. A algunas viviendas había que derrumbarles el comedor. Había comercios que quedaban sin vidrieras o iglesias sin frentes.
Difícilmente un político habría dejado de sucumbir ante las presiones, amenazas e intereses en juego.

Carreras fue drástico. Dio un plazo para que los propietarios se pusieran en línea. Vencido el término, enviaba la topadora y derrumbaba. Y no había hijos y entenados. Por más quejas que elevaran los empresarios más poderosos, el obispo o los diarios, la topadora arrasaba.
Un ejemplo de su firmeza quedó expuesto cuando le llegó el turno a la calle Mendoza. Para abrir la avenida Central hacia el oeste había que derrumbar nada menos que el Palacio Episcopal, la suntuosa Casa España y el Cine Cervantes. Y tres de los mejores edificios supervivientes del gran terremoto, fueron arrasados.

En la esquina de Mitre y Mendoza estaba la Ferretería Zunino. Y don Marcelo Zunino había jurado que a él no le destruirían el local.
—Voy a estar armado esperándolos.
Llegó el día y la topadora se detuvo frente al edificio. Fiel a su palabra, don Marcelo se encerró armado en su local.
Los obreros avisaron a la gobernación y diez minutos más tarde estaba el general Carreras en el lugar.
Sin decir palabra, se subió a la topadora y le dijo al operario:
—Avance, vamos a ver si se anima a tirar.
Don Marcelo guardó su rabia y la máquina derrumbó el frente del local.
Carreras no hizo comentarios, descendió de la topadora, subió a su auto y volvió a la Casa de Gobierno.

Recomendar a tu amigo:

SOBRE EL AUTOR

Acerca de Juan Carlos Bataller
Juan Carlos Bataller es periodista.
Preside la Fundación Bataller y conduce desde 2.002 el programa televisivo La Ventana que se emite de lunes a viernes en horario central por Telesol.
Además es columnista de El Nuevo Diario, medio que creó en 1.986 y director general de Bataller Contenidos.
Autor de una decena de libros, algunos de ellos premiados nacionalmente, fue secretario de Redacción y corresponsal en Italia y el Vaticano de Diario Clarín de Buenos Aires y redactor de Diario de Cuyo.
Participó, además en varios programas televisivos y radiales en San Juan, donde reside.
Declarado Vecino Ilustre de la Ciudad de San Juan, Juan Carlos ha recibido numerosas distinciones nacionales y provinciales y muchas de sus obras han sido declaradas de interés provincial.
Hincha de River, fanático de San Juan, coleccionista de historias y amante de sobremesas con gente inteligente, Bataller es técnico minero y pasó por las aulas de Ingeniería y Derecho antes de enamorarse de la profesión de periodista, un "metejón" que ya superó las cuatro décadas.

SOBRE EL BLOG

Periodismo y algo más
No hay dudas que el periodista es un historiador del futuro. En las filmaciones, grabaciones y escritos de hoy hurgarán dentro de algunas décadas jóvenes intelectuales apasionados que intentarán explicar la historia de estos años.
Pero atrás de lo que se escribe o dice, hay miles de historias, anécdotas y aspectos de la vida cotidiana que seguramente estarán ausentes de las futuras crónicas por el simple hecho de que nadie las contó.
Unir las opiniones y entrevistas a la historia menuda es lo que se propone este blog “Bataller intimista”, en el que nada humano es ajeno y que queda abierto a todos los que quieran enriquecerlo.